subir

Lo que eres, ¿es lo qué ves?

¿Cuántas veces al día dirías que te ves al espejo? ¿Cinco, diez, treinta? Creo que esto depende de cada uno de nosotros, de que tan a la mano tengamos un espejo, si necesitamos retocarnos el maquillaje o acomodarnos el nudo de la corbata, pero…

¿Cuántas veces dirías que nos ven otras personas? La respuesta también puede variar, pero creo que podemos decir que son muchas más de la que lo hacemos nosotros mismos. ¿Qué ve la gente en nosotros? ¿Crees que alguien podría saber cómo eres con el simple hecho de verte? Para mí la respuesta es no, no es así de sencillo. Claro que nuestra forma de vestir, caminar, arreglarnos influye mucho en lo que otras personas perciben de nosotros y tal vez en lo que nosotros mismos queremos expresar. Esto está relacionado directamente con el concepto de autoaceptación; el cual según Albert Ellis significa que “la persona se acepta a sí misma plenamente y sin condiciones, tanto si se comporta como si no se comporta inteligente, correcta o competentemente y tanto si los demás le conceden como si no le conceden su aprobación, su respeto y su amor”. Entonces ¿qué es lo que sucede en ocasiones? Algunas veces no tenemos claridad sobre nuestro autoconcepto o nuestro estilo y es por eso que esta falta de claridad influye de manera directa en nuestra forma de ver el mundo, ver a los demás y vernos a nosotros mismos.

post-eres

Te ha pasado que cuando estas extremadamente feliz o entusiasmado por algo corres a ver que te vas a poner para esa cita tan importante o para esas vacaciones que tantas ganas tenías que llegaran y en otras ocasiones estas tan desanimada que levantarte y quitarte la pijama es lo más difícil que has hecho y ni que decir de maquillarte o rasurarte. Pues todo esto lo estamos reflejando día con día en nuestra imagen y tiene mucho que ver con cómo nos sentimos con nosotros mismos y con lo que pensamos que los demás perciben o percibirán de nosotros. Esto derivado del autoconcepto nos lleva a la definición que cada uno de nosotros tenemos sobre nosotros mismos, llamado también autoestima, y es lo que en ocasiones nos guía para tener ciertas conductas y acciones. Es un proceso psicológico complejo que involucra a la percepción, la imagen, la estima y el autoconcepto. Se construye y reconstruye durante toda la vida, a través de las experiencias vividas, también a partir de la interacción con los demás y con el ambiente.

Como ves el conocernos tiene mucho más que ver con lo que vemos en un espejo, es un conjunto de procesos tanto del pensamiento, es decir cognitivos, como con aspectos emocionales y la expresión que le damos a estos muchas veces se ve reflejada finalmente en nuestra imagen.

Ana Miranda

29 años, apasionada del arte y el diseño. En la psicología descubrí mi misión de vida, ayudar a desarrollar el potencial de las personas y en la asesoría de imagen encontré el cómo hacerlo; la imagen es un reflejo de quienes somos. Tú tienes el potencial para crear tu propia realidad, solo basta con creerlo. Atrévete a soñar, que solo los soñadores rompen sus propios límites.

Sorry, the comment form is closed at this time.